NOVEDADES   BREVES
 
Palabras del Papa Francisco (click para nota completa)
Declaración:
Misa de Jóvenes
En el día de la Patrona de Argentina, Nuestra Señora de Lujan, recemos por nuestra Patria.
MISA DE SEMANA SANTA
Declaración:

(Extracto) 

Queremos detenernos a reflexionar sobre este drama porque creemos que el amor vence al odio y que nuestro pueblo anhela la paz.

Todo lo que atenta contra la dignidad de la vida humana es violación al proyecto de amor de Dios: la desnutrición infantil, gente durmiendo en la calle, hacinamiento y abuso, violencia doméstica, abandono del sistema educativo, peleas entre "barrabravas" a veces ligadas a dirigentes políticos y sociales, niños limpiando parabrisas de los autos, magrantes no acogidos e, incluso, la destrucción de la naturaleza. Hemos endurecido el corazón incorporando estas desgracias como parte de la normalidad de la vida social, acostumbrándonos a la injusticia y relativizando el bien y el mal. Es creciente la tendencia al individualismo y agoísmo, de los cuales despertamos sobresaltados cuando el delito nos afecta o nos toca cerca. El Papa Francisco señala que "se ha desarrollado una globalización de la indiferencia..." (EN 54).

Pero no nos ayuda culpar a los demás. Para lograr una sociedad en paz cada uno está llamado a sanar sus propias violencias.

Para construir una sociedad saludable es imprescindible un compromiso de todos con respecto a la ley. La obediencia a la ley es algo virtuoso y deseable, que ennoblece y dignifica a la persona. Esto vale también para los reclamos de nuestros derechos, que deben ser firmes pero pacíficos, sin amenazas ni restricciones injustas a los derechos de los demás.

El vínculo de amor con Jesús vivo cura nuestra violencia más profunda y es el camino para avanzar en la amistad social y en la cultura del encuentro.  A esto se refiere el Papa Francisco cuando nos invita a "cuidarnos unos a otros". Jesús nos enseñó que "Dios hace salir el sol sobre buenos y malos y hace llover sobre justos e injustos" (Mt 5, 45). No hay persona que esté fuera de su corazón. En su proyecto de amor la humanidad entera está llamada a la plenitud. No hay una vida que valga más y otra menos: la del niño y el adulto, varón o mujer, trabajador o empresario, rico o pobre. Toda vida debe ser cuidada y ayudada en su desarrollo desde la concepción hasta la muerte natural, en todas sus etapas y dimensiones. Jesús es nuestra Paz, en él encontramos Vida y Vida abundante. A Él volvemos nuestra mirada y en Él ponemos nuestra esperanza para renovar nuestro compromiso en favor de la vida, la paz y la salud integral de nuestra querida Patria.


 
 
Av. Estrada y Adelina A. de Duret | Tel: (03541) 422849 | mail: comunicacion@iresm.edu.ar
facebook
  twiter